Preguntas frecuentes

PISA define, para cada área a evaluar, el marco teórico sobre el que se basan las actividades de las pruebas. Cada prueba PISA en Lectura, Matemática y Ciencias evalúa a los estudiantes en términos del grado de desarrollo de las competencias en esas áreas a través de contenidos propios y contextos reales. Se propone responder a la pregunta:
¿en qué medida los estudiantes pueden aplicar los conocimientos y habilidades que han adquirido y, en general, practicado en situaciones de aula cuando se enfrentan a situaciones y desafíos de la vida cotidiana en los que esos conocimientos pueden ser relevantes? En otros términos, ¿en qué medida los jóvenes escolarizados de 15 años de edad se encuentran preparados para enfrentar los desafíos de la sociedad de hoy? Se pretende saber si poseen los conocimientos y en qué nivel han desarrollado las competencias relevantes para el desarrollo personal y social; para la participación plena en una sociedad democrática y para seguir aprendiendo durante su vida.

Esta evaluación pone énfasis en el buen manejo de procesos cognitivos, la aplicación de conceptos y la capacidad para desempeñarse en situaciones variadas dentro de cada área evaluada, para analizar y resolver problemas, para manejar información y enfrentar situaciones nuevas. En cierta medida, PISA también brinda información sobre el grado de efectividad de los sistemas educativos de los países.

Además de evaluar lo que pueden hacer los estudiantes con lo que han aprendido, PISA también busca recoger información_ a través de cuestionarios_ sobre las actitudes de los estudiantes y sus circunstancias sociales y culturales. Es decir las preguntas de los cuestionarios constituyen una herramienta para valorar muchos de los factores que pueden estar incidiendo en los desempeños y en la formación de los jóvenes.

Este Programa no está diseñado para evaluar el aprendizaje de los contenidos curriculares específicos que fijan los programas de cada país. Tampoco está pensado para evaluar el desempeño de los docentes ni los programas vigentes. Sí se centra en el reconocimiento y valoración de las destrezas y conocimientos adquiridos por los estudiantes al llegar a sus quince años. PISA se propone recoger información sobre las circunstancias de interacción familiar, social, cultural y escolar para que los análisis de los resultados de la prueba atiendan los factores involucrados y sean buen insumo para los responsables de diseñar políticas educativas.
PISA aplica estándares técnicos rigurosos, incluso para el muestreo de escuelas y estudiantes. Los procedimientos de muestreo tienen garantía de calidad y las muestras y tasas de respuesta correspondientes están sujetas a un proceso de adjudicación que verifica que han cumplido con los normas establecidas. Si la tasa de respuesta de cualquier país está por debajo del umbral especificado, se informa este hecho. (Puede obtenerse más información sobre las tasas de respuesta de PISA en el sitio web de la OCDE).
Uno de los principales objetivos de PISA es informar y apoyar la toma de decisiones sobre políticas educativas dentro de los países. Un ciclo de tres años proporciona a los países información oportuna que incluye datos y análisis para considerar el impacto de las decisiones políticas y los programas relacionados. Si sucediera con más frecuencia, no daría suficiente tiempo para que los cambios e innovaciones muestren mejoras o empeoramientos; si fuera menos frecuente, es posible que las caídas de rendimiento no se puedan resolver rápidamente.
Se eligió la edad promedio de 15 años porque los jóvenes de este grupo de edad en la mayoría de los países de la OCDE se acercan al final de la educación obligatoria.
La selección de escuelas y estudiantes es lo más inclusiva posible.
En ellas participarán mas de 7.000 alumnos nacidos entre el 1° de Mayo 2006 al 30 de Abril de 2007.

Pertenecientes a 230 centros de estudio, públicos y privados de todo el país
La OCDE, a través de su sitio web y sus publicaciones, pone a disposición del público en general y de los expertos toda la información clave sobre los métodos y procesos asociados con las evaluaciones PISA. Entre estos se encuentran: matrices de evaluación que explican qué se debe evaluar, por qué y cómo; elementos de prueba y prueba de muestra; un informe técnico completo para cada ciclo que incluya información técnica detallada sobre cada aspecto de la evaluación y el análisis; los datos de evaluación; manuales de análisis de datos que permitan a los investigadores ir más allá en el análisis y cuestionar los datos; manuales técnicos para la gestión y el aseguramiento de la calidad lingüística y un conjunto detallado de preguntas frecuentes que brindan datos e información clave. Además del personal y los proveedores de servicios de la OCDE, cientos de expertos, académicos e investigadores de los países participantes de PISA están involucrados en el desarrollo, análisis e informes de PISA y los detalles de los países/economías participantes se proporcionan tanto en los informes de PISA como en el enlace de PISA en el sitio web de la OCDE.
La próxima ronda de las pruebas PISA en Uruguay se llevarán a cabo entre el 15 de agosto y el 24 de septiembre del 2022
PISA utiliza la prueba de múltiple opción como característica principal de sus evaluaciones porque es confiable, eficiente y por validar análisis científicos sólidos. También es importante tener en cuenta que las preguntas de múltiple  opción en PISA vienen en una variedad de formatos, que incluyen resaltar una palabra dentro del texto, vincular piezas de información y selecciones múltiples de menús desplegables.

Además, normalmente hasta un tercio de las preguntas de la evaluación PISA requieren respuestas abiertas.
Los resultados deben ser analizados a fondo para que se detecten los problemas en forma clara, se generen y pongan en marcha políticas públicas que atiendan los problemas detectados y se valoren las fortalezas del sistema para  fomentarlas. Varios de los problemas o fortalezas que se detecten tendrán relación con las instituciones educativas, y otros se relacionarán con las condiciones de vida de las familias, el acceso a la información, los parámetros culturales que se manejen, etc.

Los grupos de expertos de PISA trabajan para una mejora permanente de los instrumentos de evaluación que resulta en los ajustes de los marcos teóricos que se dan a conocer en cada medición. En este momento PISA busca mejorar los instrumentos para poder detectar y describir mejor aquellos factores de la enseñanza que tienen influencia en los resultados que logran los estudiantes.

Es de esperar que la riqueza de información generada por PISA sea tenida en cuenta cada vez más por los países, a fin de enriquecer las acciones tomadas en pos de mejorar la calidad de la educación impartida por los sistemas educativos nacionales.
Los resultados de las pruebas PISA se comunican a partir de escalas de niveles de desempeño. Estas describen el  grado en el que los estudiantes han desarrollado lascompetencias definidas en cada área evaluada. Las actividades permiten definir lo que los estudiantes son capaces de hacer en el área evaluada a través de sus desempeños en la prueba y los ubican en un nivel de la escala. Cada nivel se describe en función de los procesos cognitivos que el  estudiante activó para resolver las actividades del nivel y los contenidos del área que las actividades abordan. La escala inicia en el Nivel 1, integrado por preguntas que sólo requieren las competencias básicas para ser respondidas. Una vez que la prueba de un estudiante ha sido corregida, su puntuación en Lectura, Matemática y Ciencias ubica su desempeño en un nivel de la escala correspondiente en cada área.
Cada país cuenta con un Centro Nacional responsable de llevar adelante la evaluación, que en nuestro caso es el Programa ANEP- PISA. Ese Centro debe conformar un equipo de trabajo integrado por profesionales de cada área evaluada que tendrán a cargo coordinar y realizar las acciones que la participación en PISA implica. En el caso de Uruguay, los equipos técnicos están integrados por docentes de Matemática, Español y Ciencias Naturales. PISA recomienda también que se conformen comités técnicos en cada área para generar un ámbito de discusión y reflexión sobre los marcos de la evaluación y las actividades de prueba en el contexto de cada país. Además para las diferentes actividades se cuenta con diferentes grupos de especialistas que se avocan a realizarlas coordinados por los equipos técnicos estables del centro nacional.
Una de esas actividades es la valoración de las respuestas que dan los estudiantes a las actividades de prueba. La prueba PISA tiene distintos formatos de pregunta que implican distinta tarea para el alumno. Unas son de múltiple opción y otras de respuesta abierta. Más de la mitad de las preguntas de la prueba requieren que el estudiante escriba una respuesta que luego será valorada por un corrector. Para esta tarea PISA y los grupos de Expertos diseñan una guía de corrección para cada área, y brindan jornadas de discusión y entrenamiento para que los equipos nacionales conozcan el marco y adecuado uso de la guía.

Cada país selecciona y capacita a su propio grupo de correctores de pruebas. En nuestro país se hace un llamado público a docentes interesados en participar en actividades de evaluación. Los docentes reciben una capacitación para usar la guía de corrección que les orienta a establecer el nivel de acierto de las respuestas de los estudiantes a las actividades de prueba que exigen que el estudiante escriba. Los correctores emiten estos juicios en función de la guía en la que cada tipo de respuesta está descripta y tiene asignado un código que la valora como respuesta de logro completo, parcial o sin logro.

La codificación de respuestas hecha por los correctores es ingresada para generar una base de datos que PISA recibe y procesa de modo que, en el año de aplicación de la prueba definitiva, permite obtener los resultados en niveles de desempeños de los estudiantes. 

En nuestro país, para la corrección de las pruebas del piloto contamos con seis correctores que son Profesores de Enseñanza Media de Español o Literatura. Para  algunos de ellos esta ha sido la quinta instancia de participación en el proceso de corrección de actividades de  pruebas PISA. En esta ocasión, han corregido aproximadamente 700 cuadernillos de prueba y esa tarea insume algo más de un mes, a razón de jornadas de cinco horas de trabajo. En 2009 deberemos contar con correctores  para codificar, además, las respuestas de las actividades de Ciencias y Matemática. 
Además de evaluar el nivel de desempeño de los estudiantes en las áreas temáticas seleccionadas PISA también fija una gama más amplia de resultados educativos al incluir la motivación por aprender, las creencias de los estudiantes acerca de ellos mismos y de sus estrategias de aprendizaje. Estudia si los resultados varían por género y entre los diferentes entornos socioeconómicos y culturales. También proporciona información sobre algunos de los factores del hogar y de la escuela que influyen en el desarrollo de conocimientos teóricos y prácticos, cómo estos factores interactúan y cuáles son las implicancias para la elaboración de políticas educativas. Además, los resultados han permitido identificar países cuyos estudiantes logran alcanzar altos niveles de rendimiento, al mismo tiempo que proporcionan una distribución equitativa de las oportunidades de aprendizaje. Estos datos permiten a todos los países comparar sus situaciones individuales con las de otros países o regiones y reflexionar acerca de los alcances de las políticas educativas en cada contexto.
Todos los países participantes están invitados a elaborar preguntas de prueba. Además, un equipo especializado en el área evaluada contratado por el consorcio también escribe algunas de las actividades de prueba. Las preguntas que envían los países son analizadas por el equipo internacional responsable del área foco que, entre otras cosas, controla que no haya sesgos culturales. Sólo aquellas actividades que se aprueban por consenso se utilizan en la evaluación PISA. Para el ciclo 2009, Uruguay elaboró y envió varias propuestas de actividades de prueba.
Además, el año anterior al estudio principal de esta evaluación se realiza, en todos los países participantes, una aplicación de pruebas y cuestionarios piloto para la validación de instrumentos. Las preguntas que, por los datos del piloto, resultan demasiado fáciles, demasiado difíciles o inválidas estadísticamente en algunos de los países participantes, se eliminan del diseño de prueba definitiva a aplicarse en todos los países.
Una de las singularidades de los marcos de evaluación y la comunicación de resultados en PISA es el uso del concepto de “literacy” que se traduce como “alfabetización”. Pero en PISA este término se usa con una acepción más amplia que la del uso tradicional de “alfabetización”; en el contexto de esta evaluación, se refiere a la formación o preparación acumulada que los sistemas educativos brindan a la persona como insumos suficientes para enfrentarse, de forma eficaz, a los retos que se le presentan en la vida real. En algunos casos se ha traducido como “cultura” en las áreas evaluadas.